Opinión

2016    2015    2014    2013    2012    2011

Un buen ambiente para empezar.
Iván Lanegra
29 de julio de 2011.

El discurso que dio Ollanta Humala el 28 de julio es ya el más “ambiental” que Presidente alguno ha dado ante el Congreso de la República. Aún más, planteó con claridad y corrección técnica – salvo alguna imprecisión – la agenda medioambiental del país, lo que cobra mayor valor al considerar la brevedad del texto leído.

La explicación de este interés, y algo dejó entrever, estaría en la enorme participación de los conflictos socioambientales en las cifras de conflictividad (54.4% en junio). Por ello, respecto a los “recursos naturales” – agua, bosques, biodiversidad, gas y minerales – ha planteado tres líneas de política: 1) aprovechamiento sostenible (racional y equilibrado) de dichos recursos, 2) continuar alentando las inversiones privadas en la materia, pero con respeto a la población, los trabajadores y al ambiente, y 3) los beneficios de su aprovechamiento deben ayudar a reducir la desigualdad y la pobreza (equidad en la distribución de los beneficios), cuestión ligada a la anunciada negociación de una mayor contribución de las empresas mineras al tesoro público a partir de las “ganancias extraordinarias” que obtengan.

Se ha prometido dedicarse con seriedad al buen manejo de los recursos hídricos, la conservación de la biodiversidad, a enfrentar los efectos del cambio climático; y no permitir el desarrollo de actividades ilegales (se mencionó al narcotráfico) en las áreas naturales protegidas, así como diversificar la matriz energética a favor del gas y las energías renovables.
Salvo el compromiso muy general de fortalecer la regulación ambiental, sólo se hizo una, pero muy importante, referencia a los instrumentos a utilizar: el ordenamiento territorial. Dicha política buscará, dijo, “…establecer de manera participativa el uso racional de nuestro territorio.”

Se trata, entonces, de una agenda bien planteada, cuyos detalles respecto a metas, instrumentos y acciones deberían ser desarrollados en la presentación del nuevo gabinete de ministros. Si se lograra convertir esta declaración de temas y lineamientos en políticas públicas bien diseñadas, se habrá dado un paso significativo en el fortalecimiento de la gestión ambiental en el país.
Una breve mención a nuestra otra gran diversidad: la cultural. Puesta con fuerza al inicio del discurso, no tuvo el correlato de una indicación explícita a la cuestión de los pueblos indígenas, el derecho a la consulta, el reconocimiento de sus tierras y la atención de la agenda histórica postergada por las sucesivas administraciones gubernamentales. Esperamos esto se corrija en la próxima presentación del gabinete.


*La Asociación Civil POLITAI agradece a Iván Lanegra (Pontificia Universidad Católica del Perú) por publicar su comentario en este medio. La Asociación no comparte necesariamente las opiniones del autor.
Asociación Civil Politai
Integrada por estudiantes de Ciencia Política y Gobierno de la Pontificia Universidad Católica del Perú
E-mail : informes@politai.pe
Diseño web por :