Opinión

2016    2015    2014     2014    2013    2012    2011

¿Gobernadores Regionales o Presidentes de Gobiernos Regionales? II
Jorge Luis Vallejo
01 de abril de 2012.

La semana pasada presenté el inicio de un análisis sobre el Proyecto de Ley 554/2011-CR, titulado “Ley de Reforma Constitucional que modifica el artículo 191º de la Constitución Política del Perú, modificando la denominación de Presidente Regional por Gobernador Regional”. En ese artículo mencioné que habían por lo menos tres ejes críticos sobre dicha propuesta: el conflicto de competencias, la naturaleza del gobernador y la desconcentración y descentralización del poder político. La semana pasada expuse el primer elemento, en este artículo presentaré lo que respecta a la naturaleza del gobernador y finalmente concluiré en el siguiente artículo con la reflexión sobre la desconcentración y descentralización del poder político. 

La naturaleza del Gobernador

La voz “Gobernador” se encuentra asimilada ya en nuestra cultura política, y nos direcciona a aquella autoridad política que opera como representante del Poder Ejecutivo y del Presidente de la República en las diferentes localidades del territorio nacional.

Emergen así una serie de autoridades políticas con las que estamos familiarizados principalmente los peruanos que vivimos fuera de Lima Metropolitana (1), a saber: los Prefectos en los departamentos, los Subprefectos en las provincias, y los Gobernadores en los distritos. Al respecto, dentro de nuestro ordenamiento constitucional, las variaciones han sido mínimas en las denominaciones.

Históricamente la principal función de estas autoridades políticas, desde los inicios de nuestra vida republicana, ha girado alrededor de la seguridad pública en sus respectivos territorios.

Mediante la Ley Nº 28895, del año 2006, se suprimieron las Prefecturas y Subprefecturas, pero los cargos del Prefecto y Subprefecto no desaparecieron sino que cambiaron de nombre:

“Las Autoridades Políticas son los Gobernadores y los Tenientes Gobernadores en todo el territorio de la República. Su organización y funciones se rigen por el Reglamento respectivo. Dependen del Director General de Gobierno Interior”

Es así como pasamos a denominar “Gobernador” al representante del Poder Ejecutivo y del Presidente de la República ahora en todas las localidades del país, y en los tres niveles de gobierno, velando por la ejecución de las políticas nacionales.

A nivel local, se suceden conflictos entre Gobernadores y Alcaldes, por un tema particular de atribuciones. Enfoquemos una situación, el Gobernador Provincial tiene como una de sus competencias específicas el otorgamiento de garantías para la realización de concentraciones públicas y espectáculos (2), por su parte los Alcaldes otorgan licencias a los espectáculos populares, pero cuando este tipo de eventos se salen de control y generan desmanes ¿quién tiene la responsabilidad? Ese es un caso puntual de conflicto, e inoperancia en más de una situación, que nos han llevado a agravar la inseguridad ciudadana. Quiero decir con esto, que los conflictos de competencia se viven más cotidianamente dentro de nuestros mismos departamentos, provincias y distritos ¿quién se preocupa por resolverlos? Parece que la sumatoria de este tipo de incidentes no llega al debate nacional.

A lo dicho hasta aquí, la figura del Gobernador Regional ya existe, se encuentra plenamente vigente. Si se cambia el cargo de Presidente del Gobierno Regional por el de Gobernador ¿qué nombre recibirán ahora los Gobernadores Regionales, Provinciales y Distritales? Hasta los Tenientes Gobernadores tendrían que abandonar el vocablo “Gobernador”.

Por tanto tendríamos que enfrentar la variación del cargo de miles de autoridades políticas, incurriendo en nuevos costos económicos (3) que van desde el cambio de los sellos con los que se certifica la venta de ganado en nuestras jurisdicciones distritales hasta los membretes de las hojas despachadas por todas las Gobernaciones, ello puede sonar irrisorio pero en la práctica no lo es, más aún teniendo en cuenta que como ya se dijo la voz “Gobernador” se encuentra históricamente asociada en el imaginario colectivo con la autoridad que representa al Poder Ejecutivo. El Proyecto de Ley 554 nos llevaría innecesariamente, cambiando un nombre, a una alteración de todo el ordenamiento vigente de autoridades políticas.

* La Asociación Civil Politai agradece a Jorge Vallejo (Bachiller en Ciencia Política y Gobierno por la PUCP)  por publicar su comentario en este medio. La Asociación no comparte necesariamente las opiniones del autor. Contacto: jvallejo@adegob.org.pe 

 NOTAS

(1) La omnipresencia del Presidente de la República sobre la ciudad capital parece haber eclipsado el conocimiento de la ciudadanía en ese espacio territorial sobre los Prefectos, Subprefectos y Gobernadores. Cargos con los que no encuentran cercanía, tal y como lo pude comprobar cuando dictada clases de Ciencia Política en Lima, muchos alumnos recién tomaban conocimiento de la existencia de tales autoridades políticas.

(2) Decreto Supremo Nº 006-2008-IN, artículo 17.1.2 literal b)

(3) Es irresponsable que en el Congreso de la República se presenten Proyectos de Ley limitándose a decir que “no generarán gasto público” frase trillada que aparece en todos los Proyectos ¿qué tipo de análisis costo-beneficio es ese? Una gran responsabilidad recae sobre los señores Congresistas y sus asesores. Al respecto espero sea aprobado el Proyecto de Ley 879/2011-CR que obligaría a los Congresistas a identificar y explicar los costos de sus iniciativas legales.


Asociación Civil Politai
Integrada por estudiantes de Ciencia Política y Gobierno de la Pontificia Universidad Católica del Perú
E-mail : informes@politai.pe
Diseño web por :