Opinión

2016    2015    2014    2013    2012    2011
 

Europa de las libertades
Soledad Castillo
08 de julio de 2016

 

El voto a favor de la salida de Reino Unido de la Unión Europea no tardó en encontrar simpatizantes en el continente. Al día siguiente de la elección, vimos a Marine Le Pen saludar el resultado como una victoria de la libertad y pedir, una vez más, que el pueblo francés tenga la oportunidad de expresarse en referéndum sobre el mismo tema.  Los líderes de otros partidos afines al Frente Nacional, como  la Liga Norte italiana y el Partido por la Libertad holandés, se pronunciaron también en esta línea (BBC 2016). El nuevo partido alemán AfD[1], crítico frente a las políticas de inmigración y la moneda común, entró en un debate interno entre la admiración por el resultado británico y la cautela ante las posibles consecuencias de promover un referéndum similar no previsto en la Constitución del país (Weiland 2016). En Austria, la campaña de Norbert Hofer y su partido FPÖ[2] se intensificó luego de conocerse los resultados del referéndum y de que la Corte Constitucional aceptara anular las elecciones presidenciales anteriores para celebrar unas nuevas en octubre (Klökner 2016). Incluso en las democracias nórdicas no faltó alguien que avive el sentimiento euroescéptico tras el Brexit[3].  

¿Cómo entendemos esto entonces? ¿Cómo es posible que partidos de varios países se muestren ahora en contra del modelo de integración cuando hace no muchos años hablábamos de una unión cada vez más estrecha? Pues bien, para encontrar la respuesta no tenemos que ir muy lejos. Basta con reflexionar un poco en torno al nombre del grupo parlamentario que los representa: Europa de las naciones y las libertades.

Para estos partidos, “la Unión Europea se ha construido contra los pueblos de Europa” (Le Pen, Marine 2016). El manejo oficial de la crisis económica y de inmigración está ocurriendo a espaldas de las necesidades de los ciudadanos. Las instituciones han traicionado a los pueblos en varias ocasiones, tales como la repetición del voto en Irlanda tras haber rechazado el Tratado de Lisboa y el caso omiso al no de los griegos frente al tercer rescate (Le Pen, Marine 2016). La Unión Europea, además, les quita a los pueblos la posibilidad de decidir libremente cómo cuidar sus fronteras y con quiénes aliarse. Se está sacrificando la soberanía en nombre de un “sueño federalista” y de la obstinación por salvar al espacio Schengen a cualquier precio (Front National 2016). Se está presionando a los países para que acepten dañar sus relaciones con Rusia solo en nombre de la lealtad que le deben a la OTAN (Le Pen, Marion 2016). Por todo esto, es necesario emancipar a los ciudadanos de una Unión Europea cada vez más tecnocrática, anti democrática y distante. Y la alternativa, según estos partidos, es transitar hacia la cooperación entre naciones libres y soberanas; la recuperación de lo nacional es la solución a los problemas europeos[4].

La crítica que estos partidos le plantean a la Unión Europea es válida y merece ser escuchada; el error de las instituciones y los partidos tradicionales es ignorarla o demonizarla (Greven 2016). Recordemos que hace poco, el 5 de julio, se conmemoró un año del referéndum griego. Veamos las noticias de ese país o, mejor aún, visitémoslo para observar en qué ha resultado el tercer paquete de medidas. Comprenderemos que la Unión Europea no es un ejemplo de democracia y esto no deja de ser cierto por el hecho de que quien lo afirme sea Hofer o Le Pen. El problema, sin embargo, está en la manera en la que ellos han definido su Europa de las naciones y las libertades. Su idea de nación ha llevado a la xenofobia y la libertad que persiguen no es para todos los ciudadanos. En su intento por salvar a Europa, están olvidando los principios que la sustentan.

No hay una definición única de Europa y seguramente cada uno de nosotros tiene la suya, pero aquí usaré la que nos ofrece Beck. Europa es libertad y apertura al mundo; “es una alianza de antiguas culturas mundiales y de grandes potencias en busca de una salida a su belicoso pasado” (Beck 2012). Ha logrado metas ambiciosas como la paz entre sus miembros, pero ahora necesita cambiar. Y el cambio no ha de ser convertir al continente en un conjunto de naciones aferradas a su soberanía, sino reformar la Unión Europea. Precisamente para ello sirven las lecciones dejadas por el Brexit y los partidos euroescépticos. En efecto, es necesario escuchar más a los ciudadanos, principalmente a los jóvenes. Ellos eligieron mayoritariamente quedarse, están viviendo toda su vida dentro de una Europa integrada y son quienes más aprecian el intercambio de conocimientos y la libertad de movimiento. Las instituciones, sin embargo, los están frustrando al no desarrollar estrategias efectivas de promoción de empleo, sobre todo en países del sur. Debemos tener en cuenta que si esto no mejora ellos podrían volverse en contra del proyecto común. Hay mucho que hacer para que el Brexit pase a la historia como una lección de la cual se aprendió y no como la primera ficha de dominó en caer. Empecemos, al menos, por este punto.

 

[1] Alternativa para Alemania (Alternative für Deutschland)

[2] Partido de la Libertad de Austria (Freiheitliche Partei Österreichs)

[3] Sobre las propuestas en Suecia y Dinamarca, ver BBC (2016)

[4] No olvidemos, por ejemplo, que el Frente Nacional anunció el Brexit con la imagen de un par de manos rompiendo las cadenas que las sujetaban.

 

**La Asociación Civil POLITAI agradece a Soledad Castillo, estudiante de Ciencia Política y Gobierno de la Pontificia Universidad Católica del Perú, por publicar su artículo en este medio. La Asociación no comparte necesariamente las opiniones del autor.

 

Bibliografía:

BBC. (2016, junio 24). “EU referendum: Brexit sparks calls for other EU votes”. BBC News Europe.  Consultado el 7 de julio de 2016. http://www.bbc.com/news/world-europe-36615879

Beck, U. (2012). Una Europa alemana. Barcelona: Paidós.

Front National (2016). “L'Agence européenne de garde-frontières : une nouvelle atteinte aux souverainetés nationales pour sauver Schengen”. Consultado el 8 de julio de 2016.http://www.frontnational.com/2016/07/lagence-europeenne-de-garde-frontieres-une-nouvelle-atteinte-aux-souverainetes-nationales-pour-sauver-schengen/

Greven, L. (2016). “Giro a la derecha – “El final de una Europa común””. [Entrevista a Alexander Häusler]. Consultado el 8 de julio de 2016. http://www.goethe.de/ins/co/es/bog/kul/mag/fok/der/15589147.html

Klökner, J. (2016, julio 6). “Will Brexit Breathe New Life Into Austria’s Far Right?”. The Huffington Post. Consultado el 8 de julio de 2016.  http://www.huffingtonpost.com/jurgen-klockner/will-brexit-breathe-new-l_b_10819600.html

Le Pen, Marine (2016). “Intervention de Marine Le Pen lors de la session plénière extraordinaire du Parlement européen suite au Brexit”. [video]. Consultado el 8 de julio de 2016. http://www.frontnational.com/videos/intervention-de-marine-le-pen-lors-de-la-session-pleniere-extraordinaire-du-parlement-europeen-suite-au-brexit/

Le Pen, Marion (2016). “Sommet de Varsovie : arme de destruction massive de nos relations avec la Russie”. Consultado el 8 de julio de 2016. http://www.frontnational.com/2016/07/sommet-de-varsovie-arme-de-destruction-massive-de-nos-relations-avec-la-russie/

Weiland, S. (2016, junio 25). „AfD und Brexit: Und dann weinte Beatrix von Storch - vor Freude“. Spiegel online. Consultado el 8 de julio de 2016. http://www.spiegel.de/politik/deutschland/afd-und-brexit-alexander-gauland-will-keine-eu-austritts-kampagne-a-1099617.html

Datos de la autora
Soledad Castillo Jara, alumna de 6to semestre de Ciencia Política y Gobierno en la PUCP. Comisionada de Publicaciones de la Asociación Civil Politai. Miembro del Grupo de Investigación del Orden Internacional y Órdenes Regionales (GIOR-PUCP). 

 

 

   

 

 

 
 
 
Asociación Civil Politai
Integrada por estudiantes de Ciencia Política y Gobierno de la Pontificia Universidad Católica del Perú
E-mail : informes@politai.pe
Diseño web por :