Opinión

2016    2015    2014    2013    2012    2011

Y después del 5 de junio ¿qué?.
Félix Lossio
5 de junio de 2011.

Es necesario un diálogo con el fujimorismo. Y más que con el fujimorismo, con los fujimoristas “de a pie”. Uno de cada cuatro peruanos cree que Keiko es el bien mayor. Y probablemente uno de cada tres cree que es un bien. Y de hecho, uno de cada dos y medio, además de lo anterior, cree que es el mal menor.

No son una banda de locos. No son ignorantes. No son seres malignos que hay que reeducar. Es una fuerza política que, vista esta coyuntura y sea cual sea el resultado, permanecerá en nuestro cuerpo social y político por lo menos diez o veinte años más. En el voto fujimorista hay gente muy rica, muy pobre y de sectores medios. Hay intelectuales, obreros, empresarios y científicos sociales. Hay gente de áreas urbanas y rurales. No son un grupo de loquitos.

El peor error sería pensar que es una fuerza menor de individuos desinformados que hay que corregir.
Ello no significa en absoluto olvido o impunidad. El gobierno fujimorista fue ineficiente económicamente, arbitrario, mafioso y de poco respeto a la vida humana. Espero nunca se repita un gobierno así. La sensación de esa época, en especial de 1997 en adelante, es de una gran náusea, de un asco que podía fácilmente llevar a la depresión; pero que significó por el contrario la activación de la sociedad civil, en especial de los estudiantes.

Reconociendo al otro cuando nos la ponen difícil
A pesar de ello, sostengo que hoy la tarea no es únicamente combatir los lados oscuros del fujimorismo. Sin duda hay que hacerlo. Pero el reto también está en tratar de comprenderlo. Y más que eso, comprender a los fujimoristas. Y, más aun que eso, dialogar con ellos. Es decir, tratar de tender puentes con sus propios actores –los de la sociedad civil- que son y seguirán siendo parte de nuestra vida social y política.
¿Cómo? Conociendo a sus votantes, comprendiendo sus causas, investigando sin prejuicios sus posiciones y desde esto, apostar por una reconciliación política. ¿No sería tan hermosamente contracultural que un debate entre militantes o candidatos -en la plaza, en el congreso o en los medios-, no solo se convierta en una suma de monólogos autoritarios que busquen descolocar al otro, sino un ejercicio de escucha, aprendizaje, reconocimiento y construcción colectiva?


Es necesario comprender al otro desde su propia perspectiva (política). Comprender no significa legitimar, olvidar ni siquiera dejar de discrepar o combatir. Significa situarnos en la perspectiva del otro y desde ahí pensar y reconocer sus acciones y decisiones. Este es quizá el gran reto que las ciencias sociales han puesto sobre occidente. Y esta es sin duda una coyuntura privilegiada para intentar este complicadísimo ejercicio que nos coloca frente a nuestros propios límites culturales. Lo cual no debe derivar en un relativismo político, sino en una posibilidad de horizonte común que afirme la vida. Qué difícil y qué importante para nuestro país fue proponer comprender a los actores de la violencia política, y desde ahí incentivar la reconciliación en nuestra fragmentada sociedad.

Dialogar con el fujimorismo, en el sentido hondo de la palabra, es necesario especialmente ahora. Y si afirmo esto, evidentemente es porque creo que ellos no son la mejor opción. En este sentido, todo lo anteriormente propuesto se aplica también para la otra orilla; es decir, comprender al humalismo desde el fujimorismo.
Entender cómo Kenyi es el congresista más votado del país, ni con un curso intensivo de método cartesiano, Karl Popper y los estudios culturales todos juntos. A pesar de ello, estas últimas semanas, he pasado del intento de convencimiento a la posición de escucha. He preguntado a mis amigos, familiares y estudiantes que votarán por Keiko cuáles son sus razones, y he permanecido atento a sus respuestas que creo sinceras y muchas veces bien argumentadas. Ha sido difícil permanecer en esta posición.

*La Asociación Civil POLITAI agradece a Félix Lossio (PUCP) por autorizar la reproducción de su articulo. La Asociación no comparte necesariamente las opiniones del autor.

Asociación Civil Politai
Integrada por estudiantes de Ciencia Política y Gobierno de la Pontificia Universidad Católica del Perú
E-mail : informes@politai.pe
Diseño web por :