Opinión

2016     2015    2014    2013    2012    2011

El cientista político frente a los retos de la administración pública
Silvana Rebaza
27 de febrero de 2012.

A partir de los resultados desagregados de la segunda vuelta presidencial del 2011, y su semejanza con el contexto político del 2006, volvió a notarse el alto porcentaje de la población que buscaba el cambio del modelo económico, entendido como la mejora en la redistribución e inclusión social. Asimismo, el discurso del entonces candidato Ollanta Humala durante el proceso electoral, despertó expectativas principalmente en la población de niveles socioeconómicos bajos, quienes también formaron parte de su sólido bastión político desde los comicios anteriores.

Una vez en el poder, las promesas de campaña necesitaban concretarse en políticas que evidencien la mejora en la calidad de vida de la población según las líneas programáticas del gobierno. De ese modo, los principales cuestionamientos hacia el partido nacionalista se relacionaban con su capacidad para lidiar con los nuevos retos en la administración pública del país. Me refiero a las reformas e iniciativas en políticas públicas que implementaron en los primeros meses, por mencionar algunos casos, la creación de un nuevo Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social, la implementación del mecanismo de la Consulta Previa a Pueblos Indígenas, la creación e implementación de nuevos programas sociales (Pensión 65, Cuna Más, entre otros).

Estos nuevos espacios de gestión pública hacían necesaria una administración  más eficiente, cuyas toma de decisiones permitan diseñar políticas efectivas con resultados concretos en el corto plazo; entre otras cosas, debido a que la alta expectativa difundida entre muchos peruanos podría terminar siendo caldo de cultivo para nuevos y grandes conflictos, entonces, este parecía ser un momento para accionar oportuna y eficazmente. Si bien el interés de este comentario no va dirigido a analizar la performance del actual gobierno, me parece que sí es interesante abrir una nueva línea de debate al respecto.

¿Cuál es el rol del cientista político frente, no solo a este, sino a los retos del Estado en el espacio público? Dentro de una coyuntura regional de demandas sobre nuevas opciones y caminos para combatir la inequidad social,  se encuentra también el caso peruano en un momento en el que lidiar con nuevos actores sociales, llevar el control político de la economía o encontrar una solución a la demanda de redistribución está en la agenda diaria.

Considero que desde el análisis y la investigación en políticas públicas, el aporte del politólogo resulta significativo, pues busca trascender los marcos normativos del sistema y, desde una mirada global y transversal, lograr entender las complejas interacciones a partir de los recursos, instituciones y actores. Sin embargo, la disciplina de Ciencia Política también cuenta con diversas ramas que, siempre desde el constante diálogo entre ellas, permiten enriquecer aún más el debate y estudio a partir de diferentes metodologías, me refiero a la Política Comparada y a las Relaciones Internacionales.


Por ejemplo, si observamos el proceso de la formulación de un programa u política pública, es probable que un burócrata no organice sus indicadores en función a medir la acción de la organización estatal respectiva, a partir de los impactos o resultados que estos busquen producir sobre el ciudadano y la sociedad. Suele, por el contrario, confundirse la intención de implementar una política con el esfuerzo final del proceso, revelando la poca claridad con la que es manejado el tema.

Asimismo, el politólogo comprende que la eficacia del Estado no solo es un tema de administración, sino que trasciende por ser una de las bases de aprobación del régimen democrático(1) y, al formular proyectos, es más complicado que un funcionario  avizore los conflictos propios de las relaciones de poder; mientras que un politólogo gestor piensa en la dimensión social y en la posible conflictividad, además de en los términos de eficacia o eficiencia.

Hay aún trabajo que, visto desde el ángulo de la Ciencia Política, puede ofrecer interesantes aportes a la manera en la que se va desarrollando hasta el momento la gestión pública. Siempre teniendo en cuenta que el mejoramiento y logro de la eficacia del aparato estatal es solo un medio para lograr nuevos alcances, como es el caso de la dotación de más y mejores servicios de calidad.

* La Asociación Civil Politai agradece a Silvana Rebaza (egresada de la especialidad de ciencia política de la PUCP y miembro de la Comisión de Investigaciones de Politai)  por publicar su comentario en este medio. La Asociación no comparte necesariamente las opiniones de la autora.


Notas:

(1) Sobre este tema se puede revisar Scott Mainwaring, Deficiencias Estatales, competencia entre partidos y confianza en la representación democrática en la región andina. En: La nueva coyuntura crítica en los países andinos. Martín Tanaka (ed.). Lima: IEP, 2009.



 

Asociación Civil Politai
Integrada por estudiantes de Ciencia Política y Gobierno de la Pontificia Universidad Católica del Perú
E-mail : informes@politai.pe
Diseño web por :