Opinión

2016    2015     2014    2013    2012    2011

¿Una píldora difícil de tragar?
Pamela Loaiza
13 de febrero.

En un artículo reciente, Oscar Vega (1) plantea una interesante interrogante frente al pedido de separación de Ana Jara del Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables (ex MIMDES) por parte de cinco ONG feministas: ¿Las motivaciones para promover la salida de la ministra son ideológicas o económicas?)

Las razones ideológicas serían claras por la oposición de la ministra al Anticonceptivo Oral de Emergencia (píldora del día siguiente), al aborto y la proclamación de su credo religioso en repetidas apariciones oficiales y mediáticas. Sin embargo, Vega recuerda un artículo publicado en el diario El Correo en el que se señala que varias de estas ONG realizaron consultorías al MIMDES por un monto total de doscientos mil soles. ¿Sería el pedido al presidente una actitud revanchista frente a la separación de lideresas vinculadas a estas organizaciones del Ministerio junto con la salida de Aída García Naranjo? Creo que si bien esta última postura puede a priori envilecer las motivaciones de equidad de género e igualdad que las ONG feministas promueven, la ideología no vive del aire.

Considero que como cualquier organización con fines específicos, requiere recursos no solo inmateriales como lo son la ideología sino también materiales. Realizar consultorías como organizaciones especializadas no me parece descabellado y tampoco creo que el Estado sea su principal sustento.

Para estas organizaciones, tan importante como los recursos económicos son los aliados al interior del organismo estatal ya que hace más fácil su capacidad de incidencia en las políticas públicas (que es a mí parecer el fin de su existencia). Fuera del ministerio su alcance llega a través de una carta a la opinión pública o una manifestación en Jr. Camaná. Tampoco pretendo minimizar sus logros, por el contrario, la incidencia en los organismos del Estado sea en el Ejecutivo o en el Poder Judicial es una constante en la vida de estas organizaciones pero su éxito o fracaso depende de quiénes son los que ocupan los cargos.

Es importante señalar que la Ministra Jara  a pesar del accidentado comienzo de su gestión ha nombrado viceministra a Marcela Huaita, una abogada especializada en temas de género y de perfil feminista. Asimismo, vienen lanzando interesantes campañas contra el tráfico de niños y contra la violencia en parejas, temas que generan amplio consenso entre instituciones. Sin embargo, en materia de derechos sexuales y reproductivos la coordinación de objetivos es difícil cuando existen brechas ideológicas y más cuando la designación de un nuevo ministro puede cambiar por completo la orientación de las políticas del sector.


* La Asociación Civil POLITAI agradece a Pamela Loaiza (PUCP)  por publicar su comentario en este medio. La Asociación no comparte necesariamente las opiniones de la autora.


Notas:

(1) Oscar Vega: “¿Conflicto ideológico o conflicto de intereses?” http://www.politai.pe/opinion17.html

(2) Para una revisión de la relación entre ministros y Organizaciones No Gubernamentales en materia de salud sexual y reproductiva ver:  Policy Change in the Family Planning Policy of Peru. The Controversy on the Emergency Contraceptive Pill. María Ana Rodríguez (2007)




Asociación Civil Politai
Integrada por estudiantes de Ciencia Política y Gobierno de la Pontificia Universidad Católica del Perú
E-mail : informes@politai.pe
Diseño web por :