Opinión

2016    2015    2014    2013    2012    2011
 

Una vez más, un nuevo Concejo para Lima
Carla Cueva
22 de diciembre de 2014

En los últimos cuatro años, hemos participado en un número inesperado de procesos electorales que le brindan características excepcionales al Gobierno Municipal de Susana Villarán. Decimos esto, porque si bien han existido factores internos de la propia gestión y manejo de las autoridades electas, también han existido factores externos importantes que han influido de manera directa en la gobernabilidad del gobierno local de la capital.

La alta expectativa hacia el gobierno de Susana Villarán, y su posterior fracaso y desilusión pueden ser explicados desde diferentes aristas que merecen nuestra atención [1]. Pero, ¿qué paso con el órgano legislativo local durante estos últimos años? El Concejo Metropolitano de Lima sufrió grandes cambios no esperados en su dinámica interna, y que fue modificada más de una vez.

Entonces, es inevitable aceptar que el Concejo Metropolitano de Lima, desde el 2011 hasta la fecha, ha atravesado diferentes periodos definidos por procesos electorales. A continuación, podemos reconocer tres periodos que podemos denominar de la siguiente manera: el periodo de inicio y estabilidad (2011-2012), que se encuentra dentro de los marcos establecidos de todo concejo metropolitano existente previamente; el periodo de revocatoria (2013), que se origina luego del proceso electoral que lleva el mismo nombre y cambia la organización interna del Concejo; mientras que, por último, tenemos el periodo de reorganización (2014) que cuenta con un grupo nuevo de regidores que ostentan la legitimidad proveniente del proceso de las Nuevas Elecciones para Lima Metropolitana.

Así, cada uno de estos tres periodos origina tres Concejos con regidores diferentes, siendo la mayoría oficialista la que sufrió la mayor cantidad de pérdidas. Sin embargo, ¿cómo estos periodos afectaron al gobierno municipal? Primero, el periodo de inicio y estabilidad, contaba con una mayoría y una minoría de regidores establecidas, que definía las votaciones en las comisiones metropolitanas [2] y en el Pleno del Concejo Metropolitano. Y si bien existían negociaciones en temas como la reforma del transporte y la seguridad ciudadana, las decisiones tomadas en el Pleno eran lideradas por la mayoría, es decir, por el Partido Fuerza Social, a partir de una agenda determinada por ellos para cada una de las sesiones del Concejo. De este modo, era inevitable obtener un Concejo a favor de la alcaldesa y sus políticas.

Sin embargo, el periodo de revocatoria que inició en marzo del 2013, resultó ser un gran obstáculo para el gobierno municipal en su conjunto, dado que por un lado, se empezó a criticar las reformas emprendidas de manera directa y puso en tela de juicio las decisiones de las autoridades municipales, convirtiendo a la revocatoria en una vitrina de los errores. Pero, por otro lado, la mayor dificultad vendría para el oficialismo al perder a sus regidores claves, y tener que otorgarle su confianza a los regidores accesitarios a quiénes el cargo les tomó por sorpresa. Esta dificultad también afectó las relaciones con la minoría, que habían estado en contra de la revocatoria y que ahora se enfrentaban a una nueva organización con la cuál se buscaba crear consenso, al menos en los temas importantes de la ciudad.

En el último periodo que corresponde a este año, la nueva reorganización, fruto de las Nuevas Elecciones para Lima Metropolitana, terminó por desarticular la mayoría del Concejo, y otorgó a las demás fuerzas del Concejo la oportunidad de tomar en cuenta, en mayor medida, elementos tanto programáticos como coyunturales desde su propia iniciativa. Por ende, los cambios internos en la dinámica del Concejo Metropolitano lograron también mermar los objetivos del oficialismo como de la oposición, lo que ayuda a comprender también cómo el marco de reglas electorales puede condicionar los contextos post electorales.

Por consiguiente, ¿qué esperamos de la dinámica del nuevo Concejo Metropolitano de Lima en el siguiente gobierno? Esperamos el liderazgo inquebrantable de la mayoría, al menos si es que no ocurren excepcionalidades. Los resultados de las Elecciones Regionales y Municipales del 2014 para Lima, otorgan al Partido Solidaridad Nacional 50.77% de los votos válidos, es decir, un poco más de dos millones y medios de votos [3]. El problema de un resultado como éste es que conforma un Concejo Metropolitano con una distribución de escaños, entre las organizaciones políticas, como la siguiente [4]: 23 escaños (58.97%) para Solidaridad Nacional, 8 escaños (20.51%) para el APRA, 4 escaños (10.26%) para Diálogo Vecinal, 2 escaños (5.13%) para Perú Patria Segura, y un escaño (2.56%) tanto para Fuerza Popular como para el Partido Popular Cristiano.

De esta manera, la Ley de Elecciones Municipales-Ley Nº 28864 juega un papel importante, dado que brinda el ¨premio a la mayoría¨ a la organización política ganadora, originando un contexto de desventaja para las demás organizaciones políticas que conforman, en este caso, el Concejo Metropolitano de Lima. Pero, también, vale la pena mencionar que lo que definirá la dinámica del Concejo será responsabilidad de la organización política ganadora y no solo del número de escaños que le corresponden, dado que nos referimos a una organización política con experiencia en la gestión municipal de Lima, con gran apoyo popular y que conoce con claridad sus ventajas y desventajas.

Sin embargo, se espera que las cinco organizaciones políticas que conforman la minoría, sean capaces de construir un frente crítico de oposición responsable y que puedan emprender caminos de negociación a favor de la ciudad, pero esto solo dependerá de las estrategias de las propias organizaciones políticas, porque la mayoría no brindará ventanas de oportunidad con facilidad, sino que tratará de conservar el contexto que le otorga la Ley a su favor.

 

[1] Martín Tanaka y Paolo Sosa. “¿Por qué, Susana, por qué?”. En Revista Argumentos, año 8, n° 5. Diciembre 2014.

[2] Se debe tener en cuenta que el órgano mencionado tiene como órgano de apoyo y coordinación a la Secretaría General del Concejo, que tiene bajo su tutela a las diez comisiones metropolitanas de regidores, siendo las más importantes y con mayor injerencia: la Comisión de Desarrollo Urbano, Vivienda y Nomenclatura, la Comisión de Comercialización, Defensa del Consumidor y Transporte Urbano, la Comisión de Asuntos Económicos y Organización, y la Comisión de Asuntos Legales.

[3] ONPE. Resultados de Elecciones Municipales Provincial 2014. http://resultadoselecciones2014.onpe.gob.pe/OnpeResultados/Resultados-Ubigeo-Provincial-EM.html

[4] JNE. Sistema de Información de Procesos Electorales. Acta General de Proclamación de Resultados de Cómputo y de Autoridades Municipales Provinciales Electas para la Provincia de Lima. Jurado Electoral Especial de Lima Centro. 21 de noviembre de 2014.

*La Asociación Civil POLITAI agradece a Carla Cueva, miembro del equipo de investigación académica de la Dirección Nacional de Educación y Formación Cívica Ciudadana - JNE, por publicar su comentario en este medio. La Asociación no comparte necesariamente las opiniones de la autora.

 

 

 

 

 

 

   

 

 

 
 
 
Asociación Civil Politai
Integrada por estudiantes de Ciencia Política y Gobierno de la Pontificia Universidad Católica del Perú
E-mail : informes@politai.pe
Diseño web por :