Opinión

2016    2015    2014    2013    2012    2011
 

Las caras enfrentadas de Colombia: un bosquejo de los resultados del Plebiscito por la Paz y su relación con el accionar armado de las FARC-EP
Catalina María Vásquez Russi 
24 de Octubre de 2016

         

En las últimas semanas, Colombia ha vivido un ambiente de zozobra política y expectativas constantes sobre su futuro. Luego de 52 años de guerra entre las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia-Ejército del Pueblo (FARC-EP) y el Estado Colombiano y tras cuatro años de negociaciones entre las partes, el 2 de octubre de 2016 se llevó a cabo el Plebiscito por la Paz. Este mecanismo de refrendación popular buscaba conocer el apoyo de los ciudadanos colombianos al Acuerdo Final para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera, y determinar si éste iniciaba su implementación inmediata.

De los 34’899.945 ciudadanos habilitados para votar, 13’066.047 (37,43%) ejercieron su derecho democrático; de los 12’808.858 votos válidos, 6’377.482 votos fueron afirmativos (49,78%) y 6’431.376 votos fueron negativos (50,21%); la diferencia entre el y el No fue de 53.894 votos (0,42%). Si la población total de Colombia en 2016 es 48’747.708 de habitantes, la decisión de la implementación de los Acuerdos de Paz estuvo en manos del 0,11% de la población. Ahora bien, Colombia está dividida en 32 departamentos [1], 19 de los cuales votaron y 13 No. En el presente artículo se analizan los resultados de las votaciones del plebiscito en los departamentos de Colombia, en relación con la presencia y acción armada de las FARC-EP, para examinar si existe algún vínculo entre ambas variables.

La presencia y la acción armada de las FARC-EP en el territorio colombiano puede observarse a través de algunos indicadores estructurales de guerra: atentados terroristas, masacres, secuestros y ataques a poblaciones. Es necesario aclarar que las cifras sólo dan cuenta de las acciones de las FARC-EP que han podido ser conocidas y registradas por el Centro Nacional de Memoria Histórica (CNMH) [3], dejando de lado otros actores fundamentales del conflicto armado interno colombiano como son las Autodefensas [4], el Ejército de Liberación Nacional (ELN) [5], las Fuerzas Militares y otros grupos armados en confrontación [6]. Entre 1988 y 2012, el CNMH registró 55 atentados terroristas llevados a cabo por las FARC-EP en el territorio nacional, de los cuales 35 (63,64%) correspondieron a departamentos que votaron No y 20 (36,36%) a departamentos que votaron . Entre 1980 y 2012, la misma entidad registró 238 masacres de las FARC-EP. Del total, 163 (68,49%) corresponden a departamentos que votaron No y 75 (31,51%) a departamentos que votaron . Con base en las cifras de atentados terroristas y de masacres, los departamentos más golpeados por el accionar armado de las FARC-EP fueron aquellos en los cuales ganó el No.

Entre 1970 y 2010, el CNMH registró 3.176 secuestros, llevados a cabo sólo por las FARC-EP. De éstos, 1.745 (54,94%) correspondieron a departamentos que votaron No y 1.431 (45,06%) a departamentos que votaron Sí. Finalmente, las cifras correspondientes a ataques a poblaciones civiles señalan que de 571 registros entre 1988 y 2012, 337 (59,02%) corresponden a departamentos que votaron No y 234 (40,98%) a departamentos que votaron Sí. Las cifras sobre secuestros y ataques a poblaciones civiles mantienen la tendencia de las cifras relativas a los atentados terroristas y a las masacres; en los cuatro indicadores, a mayor número de acciones de las FARC-EP, mayor apoyo al No.

Contrario a las cifras señaladas, en el momento de conocerse los resultados del plebiscito, los medios de comunicación afirmaron que en los departamentos más golpeados por la presencia de las FARC-EP, el había sido el resultado ganador. Muchas personas comenzaron a creer en un poder especial de perdón de las víctimas del conflicto hacía sus victimarios y los partidarios del marcharon bajo esta bandera, instando a los partidarios del No, a llegar a una reestructuración pronta de los Acuerdos. La información transmitida por los medios de comunicación relacionó una mayor intensidad del conflicto a una mayor preferencia del Sí.

La información actualmente disponible es suficiente para realizar un sondeo sobre la relación entre el voto y la intensidad del conflicto. Sin embargo, es un tema que tomará mucho tiempo en poderse desarrollar adecuadamente, pues existen tres problemas estructurales: 1) La falta de criterios para determinar los departamentos más golpeados por las FARC-EP, 2) El altísimo abstencionismo electoral, y 3) El alto número de actores armados en el territorio sumado a un vacío de información de las entidades oficiales sobre indicadores de violencia.  

Estas tres reservas permiten analizar las cifras con los lentes de la cordura, comprendiendo que los datos proporcionados por el Centro Nacional de Memoria Histórica (CNMH) son tan sólo una parte de la realidad escondida por la violencia y que la intensidad del conflicto armado no sólo se determina por la presencia y el actuar de las FARC-EP, sino principalmente por la interacción entre diferentes organizaciones armadas ilegales. Así mismo, es importante comprender que las decisiones electorales no son unicausales, por lo tanto no se puede dejar de lado un análisis desde la cultura política y el papel de los líderes políticos nacionales, entre otros. Finalmente, aun bajo niveles similares de exposición a la violencia, la experiencia, el dolor y el recuerdo es diferente para cada uno de los colombianos víctimas, por lo tanto, suponer que a mayor intensidad de acciones armadas, hay mayor tendencia hacia el No es también una conclusión apresurada que puede ser desarrollada mejor en un trabajo riguroso.

El presente artículo tenía como fin examinar la relación entre la presencia y el actuar de las FARC-EP en los departamentos y los resultados del Plebiscito por la Paz. Si bien es importante mantener una sana reserva con las cifras de violencia en Colombia, es menester hacer esfuerzos por tener un esbozo del panorama político actual. En ese sentido, analizando una muestra de cuatro indicadores de violencia (secuestros, ataques a poblaciones civiles, atentados terroristas y masacres) proporcionados por el Centro Nacional de Memoria Histórica (CNMH) a la par que tomamos en cuenta sólo la presencia y el actuar de las FARC-EP y, entendiendo a los departamentos como un todo, se puede concluir que el voto negativo ganó mayoritariamente en departamentos cuyas cifras de violencia eran mayores.

Notas

[1] Un departamento es la unidad territorial de primer nivel en la distribución político-administrativa de la República de Colombia. El país se divide en 32 departamentos.

[2] El Centro Nacional de Memoria Histórica (CNMH) es un centro de recolección e investigación sobre las violaciones relativas al artículo 147 de la Ley de Víctimas y Restitución de tierras. Actualmente es el acopio de información más grande en extensión y profundidad académica sobre el conflicto armado interno colombiano.

[3] Las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) fue una organización armada ilegal de extrema derecha, consolidada en 1996, con el fin de eliminar a las guerrillas y a la izquierda colombiana. En el 2006 atravesaron por un proceso de desmovilización en la presidencia de Álvaro Uribe Vélez (2002-2010). Algunos reductos de la organización, aun combaten, y son nombrados popularmente como Bandas Criminales; algunas bandas criminales mantienen el carácter contrainsurgente, mientras que otras tienen un fin exclusivamente económico. 

[4] El Ejército de Liberación Nacional (ELN) es, luego de las FARC-EP, la guerrilla más significativa en la Historia de Colombia. Se creó en el año de 1964 y en octubre de 2016 inició conversaciones de paz con el Gobierno Nacional.

[5] Otros actores armados importantes para el conflicto armado interno son los carteles del narcotráfico, organizaciones paramilitares, organizaciones guerrilleras, y, entidades del Estado.

Bibliografía

Centro Nacional de Memoria Histórica (CNMH). 2012. Bases de Datos, Informe ¡Basta Ya! http://www.centrodememoriahistorica.gov.co/micrositios/informeGeneral/basesDatos.html (18 de octubre de 2016).

Registraduría Nacional del Estado Civil. 2016. Colombia Vota Plebiscito. http://www.registraduria.gov.co/?page=plebiscito_2016 (18 de octubre de 2016).

 

Descripción del autor: Historiadora y estudiante de Ciencia Política de la Universidad Nacional de Colombia-Sede Medellín y Directora Académica de Rhetor., Sociedad de Debate U.N.  

**La Asociación Civil POLITAI agradece a Catalina María Vásquez Russi por publicar su artículo en este medio. La Asociación no comparte necesariamente las opiniones del autor.

 

 

 
Asociación Civil Politai
Integrada por estudiantes de Ciencia Política y Gobierno de la Pontificia Universidad Católica del Perú
E-mail : informes@politai.pe
Diseño web por :