Opinión

2016    2015    2014    2013    2012    2011
 

La popularidad de Erdogan y su influencia en el fracaso del intento de golpe de estado 
Camila Bendezu
24 de julio de 2016

     
"Nunca olvidaremos a los que cerraron las calles y los puentes en Estambul, a los que desplegaron las tropas, los que se opusieron al intento del golpe, y a los que sacrificaron su vida para oponerse a los conspiradores"

Binali Yildirim, actual Primer Ministro turco

 

La semana pasada Turquía fue noticia debido al fallido intento de golpe de Estado liderado por un grupo de militares del Ejército. Según los golpistas, con Erdogan reina el autoritarismo, los derechos humanos son conculcados regularmente, mientras que el Estado se vuelve cada vez menos secular.[1] La versión dada por los golpistas acerca de la situación política turca es cierta, para ello se debe recordar los hostigamientos hacia periodistas contrarios al actual régimen político, las expresiones de Erdogan con respecto a las  redes sociales[2]  o cuando el periódico Zaman fue tomado por el gobierno.

Durante la sesión parlamentaria del último sábado, partidos opositores como el Partido Republicano del Pueblo, el Partido Democrático de los Pueblos y el Partido de Acción Nacionalista manifestaron su condena hacia el golpe de Estado. Asimismo, Sezgin Tanrikulu, diputado del Partido Republicano del Pueblo y reconocido abogado por su defensa de los derechos de los kurdos, expresó que ahora la principal prioridad será eliminar la mentalidad de golpe de Estado que aún existe en algunas personas que forman de las Fuerzas Armadas e Instituciones Civiles[3].

Asimismo líderes como Barack Obama, la Canciller alemana Angela Merkel y la representante de Asuntos Exteriores de la Unión Europea, Federica Mogherini, en nombre de la democracia también condenaron la acción de los militares golpistas[4].Estas demostraciones  a nivel internacional son plausibles -a pesar del rechazo hacia las prácticas autoritarias de Erdogan- puesto que la democracia es uno de los pilares de las países occidentales. Sin embargo a nivel interno quedan preguntas acerca del porqué del apoyo masivo de la ciudadanía a un autócrata como Erdogan.

En primer lugar, el factor social es un punto clave para comprender la aprobación de Erdogan. Él es percibido como el verdadero representante de las clases bajas que anteriormente eran relegadas. “Antes nadie se preocupaba por los ciudadanos, sin embargo él sí lo hace. Ese es el asunto principal .Por ese motivo lo consideramos uno de nosotros” manifestó un hombre mientras agitaba la bandera del partido fundado por Erdogan, el Partido de la Justicia y el Desarrollo[5].  

Su popularidad también se extiende hacia los sectores conservadores y religiosos que consideran que Turquía se está alejando del “camino del bien” tal: Antes de Erdogan, teníamos a gente corrupta y que se había desviado del camino correcto", indica un funcionario, "Gracias a Dios, hemos conseguido cambiar la situación para las generaciones futuras"[6].

La tensión entre el fundamentalismo religioso y el secularismo datan desde 1923 cuando Kemal Ataturk proclamó la Republica. Erdogan supo canalizar esta tensión forjando su imagen como defensor de los principios islámicos, especialmente luego de ser liberado tras haber cumplido una condena en prisión por haber recitado un discurso que supuestamente incitaba al odio basado en diferencias religiosas[7].

Además, otro punto a favor es su habilidad política para usar la historia de su humilde origen como hijo de un guardia costero y vendedor de dulces[8] en una historia de superación. De esta manera varios se sentirán más identificados con él .Por otra parte, la retórica coloquial usada por él también es importante al momento de dirigirse a los ciudadanos turcos.

Luego, el desarrollo económico experimentado en los últimos años ha calado en la mente de muchos turcos quienes décadas atrás solo experimentaron hiperinflación e inestabilidad económica. Tras la marcada caída de 1999-2001, la economía ha sostenido una media de crecimiento del 5% anual desde 2002 hasta 2012. El país se mantuvo en paz a pesar de las guerras regionales. Aprendió las lecciones del colapso bancario de 2000-2001 y logró que sus bancos se sustrajeran al ciclo de altibajos de la década anterior[9].

Sin embargo en los últimos años el modelo económico está mostrando signos de debilitamiento. Turquía está perdiendo ventaja en comparación de economías emergentes como India y China cuyas tasas de crecimiento alcanzan  7.5 y 7.4 %, respectivamente[10].Por otro lado, la coyuntura política tampoco ayuda a generar tranquilidad en los inversionistas extranjeros y más aún se debe considerar que Turquía es dependiente de ellos. También en el 2013 salió un reporte en el que se señala a Turquía  como una economía emergente en peligro debido a la cancelación de proyectos llevados a cabo por personas opositoras al régimen vinculadas a inversiones.[11]

En síntesis se resalta que la figura carismática de Erdogan y el  momentáneo buen desempeño de la economía turca permitieron que saliera incólume del intento de golpe de Estado. Probablemente la situación permita que refuerce su posición como indiscutible líder político en el escenario turco y recrudezca sus actos para frenar cualquier posible intento de golpe de Estado o protestas ciudadanas. Sin embargo el desarrollo de la economía podría  jugar en contra debido a su ralentización, paradójicamente este factor es uno de los motivos por los cuales Erdogan  aun cuenta con gran respaldo de la población.     

 

[7] Para más información acerca del discurso de Erdogan revisar el siguiente enlace:http://www.newyorker.com/news/news-desk/ataturk-versus-erdogan-turkeys-long-struggle

 

**La Asociación Civil POLITAI agradece a Camila Bendezu, estudiante de Ciencia Política y Gobierno de la Pontificia Universidad Católica del Perú, por publicar su artículo en este medio. La Asociación no comparte necesariamente las opiniones del autor.

 

 

 

 

   

 

 

 
 
 
Asociación Civil Politai
Integrada por estudiantes de Ciencia Política y Gobierno de la Pontificia Universidad Católica del Perú
E-mail : informes@politai.pe
Diseño web por :