Opinión

2017     2016     2015     2014     2013     2012     2011
 

¿Qué tanto se avanzó en Educación durante el primer año de gobierno de PPK? Contribuciones para el debate.
Silvia Espinal Meza [1]
06 de setiembre de 2017

Introducción

La reforma educativa constituye una agenda permanente en la política pública de los gobiernos del país durante las últimas décadas. Tras períodos prolongados de crisis agudas y deterioro de la calidad del servicio en el Perú, los compromisos asumidos por los diversos actores en el espacio educativo se han centrado en buscar alternativas de solución a un sector complejo, difícil y siempre desafiante. Así, tras el primer año de gobierno de Pedro Pablo Kuczynski, el sector educación ha logrado importantes avances, pero, sobre todo, se enfrenta a diversas problemáticas centradas en la calidad educativa, reforma magisterial, educación superior, entre otras.

En este contexto, el presente artículo presentará el balance de la agenda educativa en el primer año de gobierno de PPK que incluirá un análisis crítico de los avances y los retos pendientes en el sector hacia el bicentenario. Para ello, estructuraremos la discusión en torno a las políticas priorizadas de la gestión actual del MINEDU articuladas al Proyecto Educativo Nacional (PEN).


1) Inversión en educación: la prioridad en el gasto

Es claro que sin inversión en educación, las políticas del sector no lograrán sus objetivos propuestos. En este sentido, se evidencian grandes avances en cuanto a la contribución del PBI al sector educativo, pues en el último quinquenio esta cifra se ha elevado de 3% a 3.9% para el año 2017. Sin embargo, si comparamos esta cifra a países latinoamericanos como Brasil y Argentina, quienes invierten alrededor de 8% [2] del PBI en el sector educativo, nuestra inversión todavía está lejos de representar una prioridad real para los sucesivos gobiernos. Sin duda, la gestión de PPK debe continuar con la meta de elevar este porcentaje de inversión en los próximos cuatro años, puesto que solo así las políticas del Proyecto Educativo Nacional (PEN) y las metas de la gestión actual del MINEDU lograrán concreción.


2) Aprendizajes de calidad

De acuerdo al reporte de la Evaluación Censal de Estudiantes (ECE) correspondiente al año 2016 (y publicada este año) [3], se revelan avances interesantes en el área de Matemáticas, aunque con ligeros descensos en el área de Lectura. De este modo, en el segundo grado de primaria, el nivel satisfactorio en matemáticas transitó de un 26.6% en el año 2015 a un 34.1% en el año 2016. En el caso de segundo de secundaria, este crecimiento fue de dos puntos porcentuales al pasar de 9.5% a 11.5% en el comparativo de los dos últimos años.

Asimismo, es importante señalar que esta mejora se ha expresado también en las áreas rurales, pues, por ejemplo, en el caso de la región Ayacucho, el nivel de logro satisfactorio en matemáticas creció de un 12.3% a un 17.3% en el último reporte.

No obstante, los resultados en el área de Lectura revelan una disminución de 3.4 %, que es explicada, a su vez, por una disminución de 1.6% en la educación pública y 9.4% en la educación privada. Así, si bien existen progresos en regiones rurales como Huancavelica y Ayacucho, quienes están en los primeros lugares del progreso son regiones costeñas como Tacna y Moquegua. Por ello, aunque la brecha de desigualdad se va acortando lentamente, es todavía preocupante la cantidad de estudiantes que se encuentran en los niveles iniciales de logro [4].

Para abordar estos desafíos en cuanto a la calidad de la enseñanza, el currículo es una herramienta fundamental, pues recoge el conjunto de competencias y aprendizajes que los niños y niñas deben lograr en la escuela para concretar el objetivo principal de la política educativa. Sin embargo, durante el primer año de gobierno de PPK, si bien se aprobó el DCN (Diseño Curricular Nacional), éste fue objeto de múltiples críticas por parte de algunos sectores de la iglesia y otros colectivos que consideraban su inclusión como una amenaza para los niños y niñas bajo una supuesta “ideología de género”. Este contexto generó un amplio debate entre los defensores del currículo nacional y aquellos que se oponían radicalmente a mencionar el término “género” en el documento curricular.

Como resultado de ello, el MINEDU elaboró durante los primeros meses del año 2017, un conjunto de aclaraciones y comunicados públicos con el propósito de señalar que el DCN promueve el respeto, la igualdad y el reconocimiento a las diversas identidades y grupos en nuestra sociedad. De este modo, el enfoque de género busca superar las brechas de desigualdad en nuestro país y es allí donde la escuela tiene un rol crucial.


3) Docentes

El rol docente resulta clave en el proceso de enseñanza-aprendizaje. Si la meta compartida es lograr aprendizajes de calidad, los maestros adquieren un protagonismo necesario dentro de la estructura educativa. Así se expresa en el Objetivo N° 3 del PEN que busca consolidar una comunidad plural de maestros bien preparados que ejercen profesionalmente la docencia.

Frente a ello, el balance en el tema docente durante este primer año del nuevo gobierno es complicado, puesto que la crisis del magisterio hereda múltiples problemáticas históricas asociadas al abandono de la educación pública y los bajos salarios docentes. Si bien desde el MINEDU se aprobó la Ley de Reforma Magisterial (LRM) en el año 2012, mediante la cual se busca ordenar la carrera magisterial bajo un esquema meritocrático, su implementación no ha estado exenta de dificultades y exigencias de parte de los maestros. Pese a que el MINEDU ha priorizado esta política y busca revalorizar la carrera docente a través del cumplimiento de los lineamientos contenidos dentro de esta ley, algunos grupos de docentes han interpelado al gobierno de PPK y exigieron el aumento salarial para el primer escalafón de la carrera magisterial.

Durante todo el mes de agosto del presente año, las huelgas y protestas no han cesado, puesto que un grupo de docentes busca derribar la LRM y eliminar el sistema de evaluación por desempeño que el MINEDU implementará desde este año. Sin duda, la coyuntura nacional nos muestra un escenario de tensiones entre el gobierno y los docentes, donde los niños y niñas resultan ser los más perjudicados al no contar con el derecho a una educación básica y de calidad. En este contexto, son varias las preguntas que se pueden formular: ¿se debe renunciar a una LRM que busca revalorizar el rol docente y garantizar su desarrollo a través de una carrera meritocrática con estímulos y bonificaciones? ¿cómo se está evaluando a los docentes? ¿quiénes están participando en este diseño?


4) Gestión y descentralización

Luego de más diez años de iniciado el proceso de descentralización en el Perú, aún no se cuenta con un panorama ordenado y delimitado de funciones por cada nivel e instancia de gobierno. En el caso educativo, el ente rector (MINEDU), los Gobiernos Regionales (GR), las Direcciones Regionales de Educación (DRE), las Unidades de Gestión Educativa Local (UGEL) y las escuelas, conforman el esquema de articulación básico para asegurar la prestación de un servicio de calidad. Así lo indica claramente el Objetivo N° 4 del PEN: una gestión descentralizada y democrática que logra resultados y es financiada con equidad.

No obstante, aún no se cuenta con una Ley Orgánica de Funciones (LOF) donde se determine con claridad los roles y competencias de cada instancia. Sin embargo, se han reportado importantes avances heredados del gobierno anterior en cuanto a la Matriz de Gestión Descentralizada (MGD), que incluye la ruta de delimitación de funciones para tres procesos fundamentales: materiales, docentes e infraestructura. Asimismo, se resalta la modernización de las UGEL dentro de la Política de Modernización de la Gestión Pública, proceso que durante el primer año de gobierno de PPK se ha fortalecido.


5) Infraestructura

La brecha de infraestructura educativa superaba los 63 mil millones de soles según el Censo de Infraestructura Escolar del año 2013. Frente a ello, el MINEDU priorizó esta política articulada al Programa Nacional de Infraestructura Educativa (PRONIED) y con la participación del sector privado a través de Asociaciones Público Privadas (APP) y Obras por Impuesto (OxI) [5].

Así, el balance del MINEDU indica que para este año se transfirieron 1,168 millones de soles a un conjunto de Gobiernos Regionales y locales para la ejecución de 470 proyectos de inversión pública en infraestructura educativa. Del mismo modo, a través de PRONIED, el MINEDU busca la ejecución de 500 millones de soles para proyectos de inversión dentro de este rubro, por lo que se han priorizado 26 proyectos a través del mecanismo OxI [6].


5) Educación Superior

Respecto a esta política, los avances en a la implementación de la Ley Universitaria van en marcha. Sin duda, el rol de la Superintendencia Nacional de Educación Superior Universitaria (SUNEDU) resulta clave como ente rector de la calidad de las instituciones que imparten un servicio de educación superior. En este sentido, se han generado avances en cuanto a los procesos de licenciamiento a las universidades (hasta ahora 14) y la publicación de las carreras autorizadas [7]. Del mismo modo, la implementación de la Ley Universitaria permitirá una mayor promoción a la investigación, innovación y generación de conocimiento.

Además, es vital que el gobierno continúe en la promoción de la equidad en la educación superior pública y privada a través de PRONABEC en programas como Beca 18, Beca Catedrática, Beca Presidente de la República, entre otras.


A modo de reflexiones finales: desafíos pendientes en la agenda educativa

Como hemos analizado, la política educativa enfrenta un conjunto de desafíos pendientes hacia el bicentenario. En este sentido, el último mensaje a la nación del presidente PPK en julio del presente año incluyó tres puntos fundamentales para el sector: la mejora de los aprendizajes en la prueba PISA, los aumentos salariales a los docentes contratados y nombrados y la calidad universitaria. Sin duda, son tres temas clave en la agenda educativa, mas no suficientes.

En primer lugar, es vital promover una mayor inversión en educación respecto al PBI. Si bien el presupuesto se elevó en el último quinquenio, requerimos alcanzar el 6% de aporte al PBI según el PEN. Este gasto, además, tiene que distribuirse de manera equitativa bajo esquemas de eficiencia y eficacia. Aquí, el rol de los Gobiernos Regionales y Gobiernos Locales resulta clave.

En segundo lugar, es urgente atender las brechas de desigualdad que reportan menores niveles de logro para los estudiantes de las áreas rurales. Más aún, la última prueba ECE (2016), ha revelado pequeños avances en el nivel de logro educativo en escuelas EIB, aunque todavía estamos lejos de alcanzar niveles satisfactorios de aprendizajes. Por ello, el fortalecimiento de la Política de Educación Intercultural Bilingüe resulta crucial.

En tercer lugar, respecto a la política docente, es claro que la revalorización de los maestros debe tomar en cuenta el aumento de los salarios y la implementación de la LRM a través de los concursos y evaluaciones permanentes que el MINEDU tiene a cargo. Sin embargo, junto a ello resulta vital elevar la calidad de la formación inicial de los futuros maestros en los Institutos Superiores Pedagógicos y las Universidades que imparten la carrera de Educación. Del mismo modo, articular esta formación inicial a la formación en servicio constituye también parte del rol fundamental de la política docente en el Perú.

En cuarto lugar, la política de gestión y descentralización en el Perú debe continuar en los avances respecto a la modernización de las UGEL, pero también requiere de esfuerzos importantes en cuanto a articulación intergubernamental de modo que la coordinación efectiva entre las distintas instancias de gobierno garantice la prestación de un servicio educativo de calidad. En este sentido, la MGD constituye un avance importante que debe ser ampliado a los demás procesos de la gestión educativa. Del mismo, urge la aprobación de la LOF, de modo que se asegure una claridad de las funciones y competencias para una gestión eficiente, transparente y que incluya un componente transversal de participación ciudadana.

Finalmente, los retos al bicentenario en materia educativa deben conducir los esfuerzos de los actores a nivel de gobierno, sector privado y sociedad civil en la búsqueda de una meta compartida en educación: lograr que todos los niños, niñas y jóvenes, independientemente de su origen, lengua o lugar de residencia, accedan a un servicio educativo de calidad: ¿será entonces la meta final lograr ello? Sí, pero este objetivo debe estar acompañado de un modelo de educación que privilegie el razonamiento crítico, la construcción de la nación y la formación de ciudadanos y ciudadanas comprometidos con su país y enfocados en su progreso. En otras palabras, un sistema educativo que promueva la apertura de diferentes opciones para que los niños y niñas elijan, de modo que sean críticos, libres y agentes de su propio destino.


Referencias bibliográficas


 

*La Asociación Civil POLITAI agradece a Silvia Espinal Meza, Pontifica Universidad Católica del Perú, por publicar su comentario en este medio. La Asociación no comparte necesariamente las opiniones de la autora.

[1] Socióloga. Docente del Departamento de Ciencias Sociales de la PUCP. Especialista en temas de desarrollo y políticas educativas.

[2] El Tiempo. http://eltiempo.pe/peru-pais-menos-invierte-educacion-sudamerica-segun-pbi-mp/ Consulta: 26/08/2017

[3] Unidad de Medición de la Calidad (UMC) – MINEDU: http://umc.minedu.gob.pe/evaluacion-censal-de-estudiantes-2016/ Consulta: 26/08/2017

[4] Edugestores: http://www.edugestores.pe/edugestores-los-temas-clave-en-la-ece-2016/ Consulta: 26/08/2017

[5] MINEDU: http://www.minedu.gob.pe/p/ Consulta: 30/08/2017.

[6] Edugestores. http://www.edugestores.pe/minedu-presenta-balance-de-los-logros-alcanzados-en-el-primer-ano-en-educacion/ Consulta: 30/08/2017

[7] SUNEDU: https://www.sunedu.gob.pe/prensa/ Consulta: 30/08/2017

 

 

 

 

   

 

 

 
 
 
Asociación Civil Politai
Integrada por estudiantes de Ciencia Política y Gobierno de la Pontificia Universidad Católica del Perú
E-mail : informes@politai.pe
Diseño web por :